Ha llegado el momento de cambiar tus hábitos en la alimentación. No todo vale y en la cocina, tampoco. Te proponemos seguir estos consejos y ganarás en salud.

 

habitos-saludables-cocina

 ¿Cómo comenzar a mejorar mis hábitos?

Cuando hablamos de hábitos saludables nos solemos echar las manos a la cabeza y pensar… Ufff!!! qué aburrido!!! Pues vamos a intentar que cambies de opinión.

No hace falta ser un nutricionista para ir a nuestra nevera, echar un ojo y ver qué alimentos tenemos en nuestro frigorífico

  • ¿Hay más carne o más pescado?
  • ¿Predominan las bebidas gaseosas y los zumos de tetrabrick?
  • ¿Las salsas invaden la puerta de tu nevera?

Si tú mismo te has dado cuenta de que no estamos llevando una vida saludable en lo que se refiere a alimentación, es el momento de CAMBIAR

MIRA ESTOS 5 CONSEJOS BÁSICOS PARA CAMBIAR SIN DARTE CUENTA

 

  1. lista-compraHaz la lista de la compra. Cuando nos ha llegada las necesidades reales de nuestra compra diaria o semanal dejamos un margen muy pequeño a lo poco necesario. Nos centramos en los alimentos imprescindibles y evitamos sin casi darnos cuenta “picar” según recorremos los pasillos del super.
  2. Vamos al supermercado con el estómago lleno. Si es la hora de comer, has tenido un día estresante y en el pasillo principal hay una oferta de donuts, ¿crees que no picarás? Vamos a corregir hábitos de este tipo.
  3. Buscaremos calidad frente a cantidad. Es cierto que en momentos de crisis es importante mirar el bolsillo, pero calidad no siempre se traduce en productos excesivamente caros. En nuestra escuela de cocina, sólo usamos ingredientes de primera calidad, el aceite de oliva virgen extra no nos falta en nuestra cocina, por poner un ejemplo y os aseguramos que el sabor de nuestros platos se nota.
  4. Realiza cinco comidas al día. Así vamos a repartir la ingestión de alimentos y no llegaremos con tanta saciedad a la siguiente comida. Cuando tenemos hambre,comemos impulsivamente y más cantidad, por lo que vamos a acostumbrar al cuerpo a comer en muchas ocasiones pero cantidades más pequeñas.
  5.  drinking-water-beber-aguaEl agua como fuente de vida. Poco a poco hemos comenzado a sustituir el agua en las comidas por bebidas refrescantes, vino o cerveza. La ingesta de agua no sólo nos ayuda a saciar nuestro estómago si no que limpia y permite a través de la orina eliminar líquidos y grasas. Recuerda que los expertos aconsejan beber al menos un litro y medio de agua diario.

LA LEY “RSR”

Esta ley, nos ayudará en los primeros momentos, cuando el cambio aún nos cuesta y no se ha instaurado aún en nuestros quehaceres diarios. Se trata de:

  1. REFLEXIONAR: Es muy importante pensar en qué estamos haciendo bien y qué estamos haciendo mal, cuáles son en este momento nuestros buenos y malos hábitos y muy importante pensar en qué desencadena que nuestra alimentación no sea la adecuada.
  2. SUSTITUIR: Ha llegado el momento del cambio.
  3. REFORZAR: Una vez que hemos conseguido iniciar el cambio, es bueno que reforcemos estos hábitos saludables.Los hábitos se forman con el tiempo, no se adoptan de la noche a la mañana. Cuando veas que el camino comienza a torcerse, detente rápidamente y pregúntate: ¿Por qué estoy haciendo esto? ¿Cuándo comencé a hacerlo? ¿Qué necesito cambiar? No seas muy duro contigo mismo. Un error no va a arruinar el cambio.

Una vez que hemos conseguido cambiar nuestros hábitos saludables sólo queda ponerlos en práctica en la cocina. Si necesitas  ayuda, no dudes en acudir a nuestros cursos, somos ESPECIALISTAS en en buen comer!

 

¿Y tu? ¿Tienes algún método o truquillo para mejorar nuestros hábitos saludables? Estaremos encantados de compartirlos juntos